7.9.08

TODAS SOMOS PUTAS



I

La prostituta es el prototipo de mujer estigmatizada. Se la nombra y a la vez se la deshonra con el apelativo “puta”. Ahora bien, la palabra no hace referencia únicamente a las prostitutas, es una etiqueta que puede ser aplicada a cualquier mujer. El significado adjetival de puta es incasta e incasta se define como: “dada a las relaciones sexuales ilegales o inmorales; falta de pureza, virginidad, decencia, moderación e ingenuidad; mancillada (es decir, manchada, corrompida). Llegamos al punto de que cualquier mujer (y no hombre) puede ser estigmatizada social y culturalmente como puta cuando sus comportamientos sexuales o sociales no se adecuan a los patrones de lo social- culturalmente correcto. Estos patrones de comportamientos dentro de la decencia, vienen marcados, en el mundo occidental, por el cristianismo.
La falta de castidad en las mujeres deviene un signo de mancilla, de suciedad y por tanto de disponibilidad sexual. Esta visión maniquea de la “mujer como pura o si no compartida por todos”, documentada en el s.XV (Rossiaud, 1978) y válida en nuestro tiempo sirve para justificar la violencia masculina contra las llamadas mujeres incastas y culpar a esas mujeres por cualquier abuso que puedan sufrir.
Así pues una mujer a la que se le asigna el estigma de puta puede ser violada, agredida, asesinada y será considerada cómplice de su propia destrucción. De esta manera, el asesinato o abuso de prostitutas o mujeres con tal estigma no preocupa ni apena a la sociedad dominante, sino que aumenta la disociación pública respecto de las putas y refuerza la idea de que la falta de castidad es un crimen que merece la pena de muerte o la humillación.
En estos términos se ha declarado la Conferencia Episcopal al argumentar que el asesinato de mujeres a manos de sus maridos (ex maridos o similar) y el abuso sexual a mujeres y menores son fruto de la disociación entre matrimonio-amor/ sexo y culpabiliza a la revolución sexual de las mujeres del terrorismo patriarcal.
Pero el documento episcopal no tiene desperdicio y continua diciendo que el hombre enmarcado dentro de esta “liberación” sexual de las mujeres es “un sujeto débil, arrastrado por los impulsos” haciendo hincapié en la visión de la contemporánea Eva, la mujer pecaminosa enfrentada al también contemporáneo Adan, víctima de sus maquiavélicas confabulaciones.
La conferencia episcopal ( que además va más allá en su tarea evangelizadora queriendo implantar esta doctrina en la escuela) estigmatiza como putas a todas las mujeres o a aquellas inmersas en esta revolución sexual y las culpabiliza de su propia desgracia.
Este documento concluye y extiende las pinceladas ultraconservadoras que ya apuntó Manuel Fraga, al hablar de un alcalde condenado por abusar de una menor, unos días antes diciendo que este hecho era causado por el clima vivido en la actualidad de “abortos sin condiciones, amor libre y parejas de hecho”.
Cierto es, que estos argumentos son sostenidos consciente o inconscientemente por gran parte de la población, que residen en definitiva en el imaginario social y es en estos frentes en los que es necesario una renovación de ideas.
Es penoso encontrarnos de nuevo con la Conferencia Episcopal ejerciendo de procuradores en cortes y de referentes de la opinión pública extralimitándose más allá de sus púlpitos y agrediendo verbalmente a la mitad de la población mundial, las mujeres.
En definitiva, valga decir, ante esta sarta de malintencionados insultos, que el amor o es libre o no es nada, lo que ellos defienden es otra cosa; es una unión basada en el sometimiento y la tortura, y eso señores obispos no es amor.

II

El estigma de puta no está a disposición de ser derogado o eliminado porque forma parte del imaginario social y este a su vez deviene una de los principales pilares del sistema patriarcal. El estigma de puta se asocia a aquellas mujeres que faltan a la castidad, es decir a las mujeres que mantienen comportamientos incastos. De esta manera, y retomando la definición de incasta (Todas somos putas I) veremos las diferentes vertientes del significado de la falta de castidad que propician la estigmatización de las mujeres como putas.
Falta de castidad = Sexo ilícito
La mujer puede resultar objeto del estigma de puta en el momento de participar en una relación sexual considerada ilícita legal o moralmente. Existen una serie de conductas encuadradas tradicionalmente dentro del dominio de la sexualidad prohibida para las mujeres: sexo antes o fuera del matrimonio, sexo en caso de ser divorciada o viuda, sexo con más de una pareja, sexo diferente del coito heterosexual (anal, oral o sadomasoquista), sexo con otra mujer, sexo que cruce las barreras del color. Es más la iniciativa sexual, el conocimiento, y la destreza sexual en mujeres son signos de conducta incasta.
Falta de castidad = Mancilla
La falta de castidad como mancilla hace referencia a la experiencia sexual. La virginidad femenina se ha considerado tradicionalmente lo opuesto a la mancilla. La mancilla hace referencia a la contaminación física o violación. Se puede estigmatizar a las mujeres jóvenes como putas una vez se han encontrado expuestas al sexo, ya sea a la fuerza o por propia elección. Dado que este estigma tiene consecuencias tan devastadoras para el futuro de la mujer joven, los padres/madres son socializados para proteger la reputación de sus hijas, incluso a costa del libre desarrollo de éstas. De manera implícita se hace responsable a la chica de incitar el asalto sexual masculino.
Falta de castidad = Indecencia y Libertinaje
Indecente se define como “indecoroso, impúdico, obsceno”; libertinaje se dice de la conducta de alguien que “no cuida las formas, que carece de autocontrol, inmoderado, exagerado”. Las putas o mujeres estigmatizadas como tal son mujeres que enseñan demasiado, dicen demasiado, ríen demasiado, comen demasiado, llevan demasiado maquillaje o joyas o perfume. Demasiado de lo que sea resulta incasto para las mujeres, se considera obsceno. Así pues, se establece una doble dicotomía: exceso = puta/ discreción = mujer virtuosa.
Falta de castidad = Mujeres Autónomas, Inteligentes, Conspicuas
La última definición de la falta de castidad es la de carente de sencillez. Una mujer casta debe ser una mujer simple. “Simple” se define como “no desarrollada, carente de adorno, inocente alocada, no experimentada, insignificante”. De esta definición surgen tres categorías: (1) el estigma asociado a la autonomía de las mujeres, es decir, al desarrollo, la experiencia; (2) el estigma asociado a la inteligencia y la sofisticación, es decir, lo opuesto al carácter alocado o inocente; y (3) el estigma asociado a una apariencia conspicua, es decir, el adorno, la afirmación, la visibilidad.
Es incasto e incorrecto ser demasiado inteligente y demostrarlo públicamente. A la mujer inteligente se la degrada como aberración del género femenino y a la mujer banal se la degrada por ser la típica mujer.
De la exigencia a las mujeres de simplicidad se deduce que se espera de las mujeres que “encajen” mostrándose agradables, apropiadas, discretas. Por ejemplo se supone que las mujeres gordas, discapacitadas o culturalmente distintas deben o bien permanecer fuera de la vista o hacerse a si mismas inconspicuas quedándose sentadas o escondiendo su cuerpo dentro de ropa negra, suelta, sin ajustar.
Mujeres negras o de otras étnias distinta a la blanca, mujeres de clase trabajadora, mujeres divorciadas, mujeres gordas, mujeres maltratadas, mujeres violadas o agredidas son más vulnerables al estigma de puta que las mujeres blancas, de clase media, delgadas y otras supuestamente no echadas a perder. Independientemente de su actividad o historia sexual, a tales mujeres marcadas se les supone mayor grado de experiencia sexual y una disponibilidad sexual mayor.
La amenaza del estigma de puta actúa como el látigo que mantiene a la humanidad femenina en un estado de subordinación pura. De esta manera no debemos avergonzarnos del estigma que nos impone un sistema de poderes que rechazamos, que luchamos por destruir y que ni tan siquiera reconocemos; porque en definitiva, TODAS SOMOS PUTAS.

5 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Hmm Será que los hombres no están estigmatizados a más no poder por el hecho de ser hombres mientras las mujeres son contínuamente endiosadas como lo fueron antaño por la sencilla razón de que podían parir. Te basta con encender la tele para verlo. El mismo cliché de hombre inútil y denigrado y mujer todopoderosa se repite en todo programa, toda serie y en todo anuncio.

Está muy de moda estigmatizar a los varones (que no las mujeres, eso es impensaaaaable) así que comprende por qué alguien con dos dedos de frente no va tragarse este post.

El término "puta" es despectivo y sólo se aplica a las mujeres que lo merecen, aquellas que se dedican a perjudicar, malear, parasitar, y en definitiva a alimentarse del sufrimiento ajeno, incluidas las que usan el sexo como fuente de ingresos, que no tienen por qué "prostituirse" de forma oficial y reconocida, pero que para nada se diferencian de las prostitutas, a las que se les reserva casi exclusivamente este término. Pásate por una discoteca y lo verás con tus propios ojos. Está a la orden del día.

Lo más triste de todo es que en los tiempos que corren no existe prácticamente mujer alguna que no merezca ese término, la que más y la que menos todas se dedican a lo mismo: te seduzco para exprimirte, me divorcio para exprimirte, te denuncio en falso para hacerte daño porque sí y para exprimirte...

Algunos sitios como http://elsexodebilhahechogimnasia.s2.bizhat.com aglutinan a gente que se dedica a retratar y denunciar la realidad con más realismo del que se hace gala aquí, que es nulo.

Si aún te parece más rentable la versión oficial y victimista y la dictadura de lo políticamente correcto sólo me queda decir que objetivamente, sí, TODAS PUTAS y con razón.

7:41 p.m.  
Blogger Romina dijo...

si y todas deberíamos ser mas putas que las putas, la iglesia anula nuestra sexualidad y genitalidad... nos hace necios, perder el reconocimiento de nuestro cuerpo y capacidad de amar, sentir, ese es el origen de tanta carencia expuesta.
este sitio simplemente expone sus debilidades e inexperiencia... pues les cuento que están dejando de disfrutar algo maravilloso... la posibilidad de saborear nuestra sexualidad deshibida, la posibilidad de deslizarse placenteramente por las caderas de algo surreal... si gustas te puedo mostrar un atisbo de lo que te estas perdiendo.

12:13 p.m.  
Blogger cristina damian dijo...

Romina, estoy de acuerdo con lo que dices,
pero ya no son tanto los curas los que niegan nuestro amor molécular, sino los curas de delantal blanco, doctores y científicos... sobre todo siquiatras y ginecólogos, que nos enseñan a ver cada proceso de nuestros cuerpos y emociones como enfermedades...

¿Qué sitio este "simplemente expone sus debilidades e inexperiencia"?

12:56 p.m.  
Blogger Romina dijo...

estoy de acuerdo, según concluyo, ha sido la iglesia la que ha delimitado el espacio sobre el cual podemos madurar nuestra sexualidad... luego deviene en un ciclo constante de negaciones...
y me refería al sitio el sexodebilhecho...

8:16 p.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Es cierto, pero la más puta eres tú, Cristinita.

12:58 a.m.  

Publicar un comentario

Enlace a este post:

Crear un vínculo

<< Home